fbpx

Así uso el vídeo como herramienta de comunicación y agilidad con mis clientes

Soy una persona un poco impaciente, y a lo largo del tiempo he aprendido a sacarle provecho a esa impaciencia y convertirla en agilidad cuando tengo entre manos proyectos de clientes.

Para comenzar cada fase de un proyecto, y al final de éstas, es normal que los clientes quieran revisar conmigo los resultados de su nueva web, comentarme los cambios que quieren hacer, preguntarme dudas sobre la pantalla…

En las videoconferencias que he hecho siempre por Hangouts, Skype o Zoom, tenemos la gran ventaja de poder compartir pantalla y así revisamos juntos los avances. Pero aún así encuentro una enorme pérdida de tiempo:

  • A menudo nos cuesta mucho ponernos de acuerdo y coincidir en horarios
  • Mientras nos reunimos, ambas partes estamos perdiendo un precioso tiempo que podríamos estar empleando en avanzar más trabajo o en disfrutar de nuestro tiempo libre.
  • Durante la espera a la reunión, no puedo avanzar mucho en el proyecto hasta el momento de la cita.
  • Yo soy mucho de hacer ciertas tareas pequeñas en el momento. Si hay un cambio que puedo hacer en unos segundos o dos minutos, ¿para qué lo voy a anotar en una lista y dejarlo para después? Me da muchísima pereza retomarlo, es como desconectar y conectar la cabeza de ese tema más veces de las necesarias, y se me termina haciendo pesado.

Hace unos meses, casi sin querer, encontré una solución. En lugar de concertar reuniones cada dos por tres, al terminar cada fase o hito del proyecto, les grabo un vídeo compartiendo y comentando mi pantalla para hacer la revisión. Comentamos cualquier detalle que es de su interés para hacer un pequeño videotutorial y que puedan tomar el control… De esta forma, en cuanto yo cumplo un hito “grabo y cierro el tema en caliente”, le envío al cliente el enlace de su vídeo privado, que él puede revisar con libertad cuando disponga de un hueco.

Como además usamos el método Kanban y la herramienta Trello para comunicarnos y mejorar nuestra productividad, en la misma tarjeta que creo para una revisión en vídeo, el cliente puede

  • dejarme sus comentarios como respuesta,
  • un checklist de cosas por modificar,
  • pantallazos
  • añadir ejemplos, enlaces, archivos adjuntos
  • o incluso grabarme su propio vídeo de respuesta.

¿Imaginas el ritmo al que ahora puedo avanzar los proyectos?

Si yo termino una fase de la web de mi cliente a las 12 de la noche (sí, me inspiro más trabajando de noche) y no quiero hacerte esperar para ver el resultado, puedo grabarte en ese momento el vídeo y dejártelo colgado en Trello, en tu email o incluso en Whatsap, por si te apetece verlo ya.

Y si mi cliente madruga mucho y quiere ver ese vídeo a las 6 de la mañana, cuando yo me despierte y empiece a trabajar ya tendré en Trello las respuestas y datos necesarios para seguir avanzando.

En lugar de tener que esperar a ponernos de acuerdo en un día y hora en que podamos coincidir, ¡mira cuánto tiempo hemos ahorrado! Y además, como queda por escrito y grabado, nos garantizamos de no olvidarnos nada importante e ir tachando las tareas pendientes una vez que quedan finalizadas.

Otras ventajas de grabar en vídeo:

La caché.

Uno de los inconvenientes que más nos encontramos los desarrolladores, es que cuando los clientes revisan los cambios en su web, a menudo se mezclan datos antiguos de caché y no ven los últimos cambios que hemos realizado. Esto genera faltas de comprensión y pérdida de tiempo. Sin embargo, cuando puedo mostrarle directamente en mi pantalla al cliente cómo se ve el resultado, si en su pantalla aún tiene restos de caché, lo detectaremos fácilmente, pues nos dirá pronto que él no ve lo mismo que nosotros.

La comunicación se me hace más rápida exhaustiva

que responder un email (y no tengo que estar interrumpiendo lo que hago con llamadas que pueden ser inoportunas). Si puedo explicar muchas cosas en un vídeo de 2-3 minutos que se sube solo a internet y me da un link automáticamente para pasárselo a mi cliente, ¿por qué me voy a molestar en recoger pantallazos y estructurar todo un email que redactado puede llevarme más de 10 minutos?

Youtube es una clave potente para mi marca

Decidí aplicar este método no únicamente a mis clientes, sino crear contenidos (sobre todo tours y videotutoriales) para subir a youtube y ayudar a mi marca a posicionarse. ¿Y sabes qué? Todos los días estoy consiguiendo suscriptores nuevos y, a pesar de que mi web lleva sin renovarse y mi blog sin actualizarse durante muuucho tiempo, estoy empezando a obtener de nuevo ingresos de afiliado y solicitudes para mis servicios gracias al vídeo.

Así de sencillo: las personas que llegan a mis vídeos pueden escucharme y verme cómo me desenvuelvo con determinadas herramientas o métodos, y si es de su agrado, quieren trabajar conmigo.

Hay vídeos, como éste, que en menos de 1 año llevan algunos miles de visualizaciones. No es algo que yo estuviera buscando cuando subí el vídeo a Youtube (fue más bien un experimento), y gracias a este vídeo estoy recibiendo de nuevo clientes interesados en uno de los servicios que más disfruto de prestar: el diseño web.

Dan Guerrero
dan@elplandedan.com

Polifacético. Canto mientras desarrollo webs y tiendas online o planifico estrategias de marketing. Vivo sobre 2 ruedas y llevo mi mochila con la oficina siempre a cuestas.



Share This